CECILIA BERCOVICH, DIRECTORA Y VIOLÍN, EN INSPIRADO CONCIERTO CON REPERTORIO ESPAÑOL EN EL TEATRO DE LA ZARZUELA

TEATRO DE LA ZARZUELA.DIRECCIÓN MUSICAL Y VIOLÍN SOLISTA, CECILIA BERCOVICH. ORQUESTA DE LA COMUNIDAD DE MADRID. Miércoles, 13 de marzo de 2024 · 20:00 h

PROGRAMA

Primera Parte

PABLO SOROZÁBAL (1897-1988)

Paso a cuatro, sobre música para tecla de autores españoles del siglo XVIII (1956)

 Introducción

I. Allegro garboso (sobre una sonata de Mateo Albéniz)

II. Allegro gracioso (sobre una sonata del padre Narciso Casanovas)

III. Allegro scherzando (sobre un rondó del padre Felipe Rodríguez)

IV. Tempo de seguidilla (sobre una sonata del padre José Gallés)

V. Fandango

MARÍA RODRIGO (1888-1967)

Rimas infantiles (1930)

I. Salón del Prado

II. Tengo una muñeca

III. Cortejo triste

IV. Romance

V. En Cádiz hay una niña

Segunda Parte

JESÚS DE MONASTERIO (1836-1903)

Concierto en si menor para violín y orquesta (1859)

III. Allegro giusto (alla polacca)

GERÓNIMO GIMÉNEZ (1854-1923)

Sinfonía en la mayor para gran orquesta*

Allegretto – Allegro con moto – Tempo moderato – Molto più mosso

* Recuperación histórica en conmemoración de la muerte del autor (1923-2023); editada por Cecilia Bercovich, a partir del manuscrito conservado en el Archivo Histórico Provincial de Cádiz.

Nacida en Madrid, Cecilia Bercovich es una versátil intérprete de violín, viola y viola d’amore. ha actuado como concertino y líder de sección bajo la dirección de los maestros Pierre Boulez, Riccardo Chailly, Matthias Pintscher, Heinz Holliger y Krzysztof Penderecki en los festivales de Lucerna, Salzburgo y el Wagner Festpiele de Bayreuth, entre otros. La música de cámara y la improvisación ocupan gran parte de su trayectoria artística, en la que ha colaborado con Maria João Pires, Sabine Meyer, Cristina Montes o Lucy Shelton. Ha sido alumna de Isaac Stern e Itzhak Perlman y artista asociada de los ensembles Meitar de Tel Aviv, Variances de París y Quantum de Tenerife.

Ha grabado en primicia numerosas obras de cámara y conciertos instrumentales para Deutsche Grammophon, Naxos e IBS. En la presente temporada actúa como cocuradora del Festival Forward de Lucerna, el Festival Mizmorim. En 2022 debutó como directora musical en el Teatro de la Zarzuela con el sainete El sobre verde de Jacinto Guerrero (Proyecto Zarza).

En lo que se refiere a la Orquesta de la Comunidad de Madrid surgida en 1987, desde 1998 es la Orquesta Titular del Teatro de la Zarzuela. Fuera de nuestras fronteras también ha actuado en el Carnegie Hall de Nueva York, el Teatro La Fenice de Venecia, el Lingotto de Turín, el Arsenal de Metz y la Konzerthaus de Berlín, así como en festivales latinoamericanos y asiáticos. Entre el nutrido número de directores invitados con los que ha colaborado la orquesta destacan nombres como los de Lorin Maazel, Paul McCreesh, Shlomo Mintz, Leopold Hager, Krzysztof Penderecki o Alberto Zedda.

Entre sus directores, Miguel Groba (1987-2000), José Ramón Encinar (2000-2013), Víctor Pablo Pérez (2013-2021) y Marzena Diakun (2021-2024). Alondra de la Parra será su nueva directora artística y titular a partir de la temporada 2024-2025.

La velada se abrió con Pablo Sorozábal Mariezkurrena (San Sebastián, 18 de septiembre de 1897 — Madrid, 26 de diciembre de 1981), compositor español, uno de los más destacados autores de obras sinfónicas y del género lírico (zarzuela y óperas chicas) del siglo xx. Entre sus principales y más conocidas obras cabe destacar Katiuska, la mujer rusa (1931, Barcelona), Adiós a la bohemia (1933, Madrid), en la que trabajó con Pío Baroja, La del manojo de rosas (1934, Madrid), La tabernera del puerto (1936, Barcelona), Black el Payaso (1942, Barcelona), o Don Manolito (1943, Madrid).

La Obra Paso a cuatro… sobre autores españoles del siglo XVIII, de 1956, interpretada ahora por la Orquesta de la Comunidad de Madrid, consta de cinco números con un sello inequívoco hispanizante o claramente español. Brillante, con chispa, demuestra la calidad del sonido global de esta formación, dirigida en esta ocasión manu militari por la maestra Bercovich, una mano sin embargo, recubierta por guante de seda, que esmalta los sonidos y las texturas, porque la suya es pura artesanía.

A continuación, una magdalena proustiana y un perfume de regreso a la infancia con las Rimas infantiles de María Rodrigo, de 1930: tiernas, conmovedoras, casi todas en modo canción de cuna, con cierto toque intimista, por momentos melancólico o soñador.

Como escribió en su día Enrique García Revilla, “se trata de una compositora de gran originalidad, peculiaridad propia de alguien con amplitud de miras. Su sorprendente obra Becqueriana, una especie de zarzuela, melólogo y oratorio laico, todo a la vez, está fechada en 1915, el año de El amor brujo y apunta ya a una gran vocación melódica y a un tratamiento armónico y orquestal a caballo entre la tradición la vanguardia. La partitura recoge esa vocación melódica y, de acuerdo con la corriente de la época surgida del gusto por los cancioneros populares, desde el de Inzenga (1874) hasta el de Olmeda (1902), la pone al servicio de la melodía popular, en este caso de carácter infantil”.

Luego de la pausa, Cecilia dejó disfrutar a lo grande al público que llenaba casi todo el aforo (siempre se podrían aprovechar localidades sobrantes para alumnos de conservatorios o de colegios o institutos, que se beneficiarían de aprender y apreciar música en vivo, en este caso, una selección de compositores y obras españoles perfecta para públicos jóvenes y en edad de aprender y asistir a las salas de concierto).

Su técnica con el violín, el gusto con que interpreta, sacó lustre al Allegro giusto (alla polaca) de Jesús de Monasterio, de 1859. Sobria en su traje de chaqueta tres cuartos de satén y pantalón, en negro, como los integrantes de la orquesta.

La forma que tiene Bercovich de dirigir, subrayando los planos sonoros de las diferentes secciones, realzando un instrumento, un grupo, reforzando los diferentes tempi, los matices de cada compás indica una artista perfeccionista, con una especie de metrónomo interior que sin embargo, nunca va en detrimento de su calidez y porosidad interpretativa.

El concierto en Si Menor de Jesús de Monasterio fue compuesto el año 1859. Es realmente virtuosístico, ideal para las manos y la concepción instrumental y sinfónica de la intérprete aquí del último movimiento, que se aleja de la forma sonata y sustentado en el uso de la danza (como la Polonesa que usa en este tercer movimiento). A pesar de ser una creación de estilo parecido al de Charles Auguste de Bériot (quien fue su profesor en Bruselas) o Henri Vieuxtemps, presenta elementos decididamente españolizantes como los giros cadenciales andaluces. Hasta 2016 sólo se puede encontrar una grabación de 2010, con la Orquesta Sinfónica de Castilla y León, Ara Malikian (violín solista) y Alejandro Posada (dirección).

Siempre presente la clara voluntad de la directora de rescatar y preservar repertorios menos frecuentados u ocultos del patrimonio de España, idea inequívoca que está también en el corazón del propio proyecto fundacional del Teatro de La Zarzuela. Fue muy aplaudida. Dentro de su contención, un cierto recogimiento e introspección tímidas, presentes  como centelleantes, muy al final, las llamas de un fuego fatuo, porque Bercovich está como los volcanes legendarios, siempre, en alguna parte, en constante ebullición. Aunque esté más o menos velada, se percibe perfectamente.

El casi final, también euforizante con la Sinfonía en la mayor para gran orquesta. Gerónimo Giménez y Bellido (Sevilla, 10 de octubre de 1854 – Madrid, 19 de febrero de 1923) fue un compositor y director de orquesta español. Se dedicó fundamentalmente a la composición de zarzuelas, dejando títulos destacados en el repertorio como La tempranica o La boda de Luis Alonso.

Muchos aplausos y reconocimiento para la Orquesta de la Comunidad de Madrid y todos sus intérpretes, la responsable de los timbales, la arpista, los vientos, los chelos, algo seria la formación en general esa noche (mejorable la afinación de la concertino, muy adusta también).

Al final, toca relajarse todos para gozar del Preludio del Sobre Verde, que Cecilia estrenó en el Teatro en 2022. Se puede ir descorchando otra botella de champán porque hubo más fiesta musical y efervescencia y luz. Podríamos haber seguido escuchando sin parar, y en las nubes…

Alicia Perris

Nota bene: Se adjunta enlace de la entrevista realizada a Cecilia Bercovich en 2022, en su camerino del Teatro de La Zarzuela.

Síguenos:

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *